Corriendo por el mundo: Trail Caser C4 2016

Domingo 27 de Noviembre desde tempranas horas de la mañana empezó el día por el que tanto había esperado desde que llegue a tierras españolas. Por fin haría mi primera carrera de Trail Running (recordando que la última carrera de trail que había realizado, fue en mi país peruano (Andes Race 30k Cusco).

Esta vez decidí usar un polo en especial de agradecimiento por todos los entrenamientos realizados al Team del que formé parte en mis días de trail running en Perú, SRT, unos locos corredores de montaña que si algún día tienen la oportunidad de correr con ellos, sentirán esa adrenalina y vacilón de como quien no quiere la cosa o como quien va a comprar el pan, terminar haciendo unos ricos 30k. Los admiro!

Esta carrera de Trail C4 se llevó a cabo en Madrid, partiendo desde el Club de Campo Villa de Madrid (a 1 hora de Madrid Centro, lo cual hacía fácil el acceso hasta las instalaciones del Club). No era de extrañarse que al ser un Club tan grande, contara con caballerías y un gran establo. Tanto la salida como la llegada contaban con una vista panorámica maravillosa que le daban un placer único a nuestros ojos.Corriendo por el mundo: Trail Caser C4 2016

La distancia de esta carrera era de 17k con 95% de superficie de tierra, pero también había otra más pequeña de 8k llamada Trail C2 (no por ser pequeña distancia, deja de tener méritos al que haya corrido esta distancia). El clima nos jugó una mala pasada, frente a las lluvias que en la semana se iban presentando con fuerza en Madrid. No por ello uno se desmotiva, sino al contrario, muchos de nosotros nos dábamos ánimos diciendo que si llovía pues habría tomar muchísima más precaución a la tierra enlodada.

Eran las 9:30am manos a la obra y empezó la carrera, siempre con una sonrisa de oreja a oreja por tremendos paisajes que nos esperaban durante la ruta.

El primer 2k súper manejable como para ir aclimatándonos al ambiente que nos esperaba y tomando fuerzas para las subidas que se aproximaban. Pude observar la cantidad de personas voluntarias que se encontraban delimitando la ruta como parte del Staff lo cual me pareció buenísimo. No había forma de que alguien pudiera perderse o salirse del camino correcto.

Como siempre digo, había que ser estratégico. Muchos de los participantes empezaron un poco más rápido de lo esperado y eso se veía a notar a unos cortos 5k, en la cual pude ver cómo iban quedándose muy por detrás(considerando el lodo que teníamos que atravesar). Para ser sincera, no pensé que serían tantas cuestas pero muy agradecida a los previos entrenamientos que había realizado y poniendo en práctica toda la técnica aprendida.

Esta carrera te ofrecía unos paisajes súper cautivantes, por un lado tenías unas largas praderas, unos grandes arbustos, pero si levantabas bien la mirada, podías ver el fondo de una ciudad Madrileña que te invitaba a decir “Buenos días runners”.

Cerca del kilómetro 9k, tuve que guardar mi corta vientos y tomar mucha respiración para afrontar unas largas cuestas que iba divisando a lo lejos. Muchos de los corredores me decían que llevaba buen paso y si es que podrían correr junto a mí, unas sonrisas y dije claro que sí. Les decía que faltaba poco para llegar y los ánimos estaban incandescentemente.

Pasando el kilómetro 13 vino el momento de sacar todo de sí, una larga bajada me esperaba con los brazos abiertos hasta llegar a la meta. Ya no había excusa de ser cautelosos con la lluvia porque ya se podía observar unas cuantas iluminaciones de rayos de sol.

Corriendo y manteniendo un paso de 4´45 por kilómetro, pude obtener cierta ventaja frente a otros competidores y así mismo me aleje de las personas que estaban corriendo a mi ritmo. Pero bien dicen, el running siempre uniendo amistades, tuve la oportunidad de compartir toda la ruta final de 3k a paso sostenido con un Runner que al verme corriendo a su lado no dudo en decirme: Falta poco, Falta poco! Procedí a mirar mi Suunto y pues efectivamente seguía manteniendo el mismo paso durante toda la bajada. Me alegró mucho tener un partner de ruta que estaba al igual que yo, sacando todas sus energías guardadas para dar el remate final a la carrera.

Ya a escasos metros de llegar a la meta por fin se cumplía el “Falta poco, falta poco”, sonreímos y a cruzar la meta de campeones!

Como en cada una de mis carreras, terminé persignándome y agradecida de la vida por tener estas grandes oportunidades de ser yo misma, de darlo todo, que por más que alguna vez en tu vida te hayan dicho que no puedes lograrlo, HOY ERES MUCHO MAS FUERTE DE LO QUE PUEDES IMAGINAR!

Running mi pasión de ser!

Mabeli Tamayo
Mabeli Tamayo
Pacer de Nike Run Club NRC

Comentarios

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *