Los Trece del Gallo [Crónica Pre Paracas]

Training Muelle ConchánRío Lurín, hasta aquí, una horda de runners ha llegado a la mitad de su entrenamiento [15K]. El río divide las playas Mamacona y San Pedro, y separa al grupo, entre los que cumplieron con su plan [30K ida y vuelta] y los curiosos que se aventurarán hasta el balneario de Pulpos [¿?K]. Pero conocer esta ruta tiene una historia, que, como las buenas historias, son hijos de las coincidencias.

Un top ten del desierto en proceso de recuperación y un pulpín de playa con tendencia a la baja. El grifo Primax frente a La Encantada [hoy increíblemente Surco] era el punto de partida, ahí he esperado al Capi Accinelli, semana tras semana, con un objetivo mayor que el otro. El Club Las Garzas [3K] Vol. I, el Bulevar de Venecia [5K] Vol. II, el Circuito del Touring [7K] Vol. III, el Muelle de Conchán [10K] Vol. IV, hasta alcanzar la desembocadura del río, Vol. V. Que será el inicio de una nueva historia, que, como toda nueva historia, tuvo una precuela de escueleo.

Hidratación Grifo PrimaxCorrer por la arena, para quien no la extraña ni en verano, es una penitencia. Los primeros entrenos, exigían una mixtura se escenarios. Una vez acariciado el objetivo, el cariño del Capi consistía en un retorno crepuscular por, el asfalto de la Panamericana Sur, el césped de la Av. Ex – Huaylas, el barro de los Pantanos de Villa y una visita médica por el faro hasta cruzar la tranquera de La Encantada. 7K, 11K, 15K y 21K eran premiados con su emoliente en chopp y un estiramiento stripper [percepción de la gente de utilizar un poste].

Trece valientes deciden explorar más allá del sur [Xplora es el grupo y el nombre no es por gusto]. A partir de allí, para mí y para el Capi, era ruta incierta. Google Maps era una bitácora que no contaba la imposibilidad de cruzar el río, es así que una serpiente de runners se desplazó por las cunetas de la Panamericana Sur, hasta doblar en un tobogán que te conducía a la Playa Arica. Se redoblaron esfuerzos para continuar por la arena y uno a uno alcanzaríamos la frontera con Playa Pulpos, esa que se convierte en meta y próxima tarea.

Es en ese límite rocoso donde un selfie, vuelve inmortales a los Trece de Pulpos, que a falta de isla del Gallo y de Pizarro, les sobraron sonrisas y arengas por la meta trazada y la tarea pendiente. El regreso describirlo sería épico, merecería otra columna. Sólo puedo adelantar, que el grifo Kio fue un oasis para esta legión extranjera.

No dudo que morderán el polvo de la victoria y prometo que haré de su experiencia, mi sendero, el año siguiente. Ya que, para este reto, el destino me tuvo programado escribir esta crónica en la cama de un hospital, cuidando a un paciente muy querido. O quizás me toca correr con el Capi, 100 puntos sería tenerlo de pacer. ¡Que las arenas del tiempo sean vuestras… FINISHERS!

Peter Eme Trujillo

11140330_421779478002819_7979332798191943430_nFacebook: Peter M Trujillo

Fan Page: Pace & Love

Twitter: @PeterMTrujillo

Comentarios

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *