Marcahuasi: Paraíso del trail – Crónica del MUT 34K

Un año más se celebró la esperada carrera MUT2015 “Marcahuasi Ultra Trail”, en sus 4 categorías, 90, 60, 34 y 10 k. Esta última categoría se caracteriza por ser una introducción al Trail y cada año aglutinan más corredores.  Para mí, fueron 34 kilómetros los que me llevaron junto con el grupo de Perú Trail Runners PTR a disfrutar de esos paisajes rocosos y mágicos que tanto escuchaba de la meseta en Marcahuasi.

Eran las 3 de la mañana cuando nos pusimos en marcha hacia Callahuanca para tomar el bus que nos llevaría hasta San Pedro de Casta. Pintoresco lugar con una comunidad amable al visitante, e integrada con la motivación de los corredores, que cada año y por unos días, llena el pueblo de curiosos que decubren sus maravillas.MUT 2015

Se acercaba la hora de partida, y veíamos como uno a uno los corredores de categorías mayores   que habían partido en la madrugada, entraban en el pueblo alentados por el resto de corredores. Como no, hacia su aparición Mario Sanpaio, siempre sonriendo, independientemente de los kilómetros que lleve encima.

Tocaba la revisión los kits, y religiosamente, como si fuéramos a recibir el cuerpo de cristo, pasamos todos por el juez, quien chequeaba uno por uno todos los elementos exigidos para competir. Personalmente aplaudo esta iniciativa, porque considero que ante todo: La Seguridad. Para los corredores y promotores de la carrera que estamos fuera de nuestro hábitat, la montaña nos hace disfrutar; pero nunca sabemos lo que nos podemos encontrar y vale más estar prevenidos. Como el corredor que encontré en el camino que pedía ayuda por un cactus clavado en su cabeza y mano. Hicimos  lo que pudimos y logramos liberarlo, animándolo a continuar y olvidar el dolor que estaría sufriendo.

Hora de la partida, dejamos atrás San Pedro de Casta, ascendiendo los primeros kilómetros por una pendiente muy pronunciada que puso a cada uno en su sitio, estirando el grupo hasta no poder ver el final, introduciéndonos en la naturaleza. Estas primeras zancadas marcaron el carácter y la dureza de un circuito que algunos por su planimetría, cargada de descensos, previa sencilla. Poco a poco nos introdujimos en la magia de Marcahuasi, subidas y bajadas continuas, pasos por estrechas rocas, y prados que a lo lejos nos dejaban ver la señalización que en ocasiones, y confundido por las marcas que el ganado llevaba en sus orejas, me hacía pensar que la altura me estaba afectando, pues “¡las marcas se mueven!”. Inti hizo su aparición en todo su esplendor para iluminar más aun el camino y poner a prueba la capacidad estratégica de los corredores en cuanto al aspecto de racionalización de su hidratación. Y llego el ansiado punto de alimentación, emocionado al ver como un niño se apresuraba a recibir a todos los corredores y ofrecerles agua, guiándote hasta la casa donde se encontraba el avituallamiento, mientras los pocos pobladores que había animaban con todo. Sin perder un minuto, recargue agua y salí disparado a seguir consumiendo kilómetros, como buenamente me dejaban mis piernas. Nuevamente el camino se ponía sinuoso, y el Sol castigaba sin piedad. Y llegue al último punto de hidratación. Como anteriormente, otro niño se acercó, “agua, agua,…, agua” gritaba sin descanso. Pocas fuerzas me quedaban, pero saque las que me quedaban para brindarle una gran sonrisa y dedicarle unos minutos.Marcahuasi Ultra Trail

Llego el descenso. Me encanta bajar. Siempre he pensado que las carreras se ganan bajando. Allá abajo veía Callahuanca, y la vista era tan maravillosa que se merecía una parada para quedarme con esa imagen gravada en la cabeza. Más de 10 kilómetros de descanso técnico, ¡Qué rico! Se consumía la distancia y el pueblo quedaba cada vez más cerca. Las heridas en los dedos de los pies pasaban factura, pero las ganas de llegar se imponían al dolor. Y llego Callahuanca y la meta, que satisfacción. Me esperaban Jezus Quispe y Juan Diego, de nuestro grupo y como no el resto de corredores que ya se encontraban allí, aplaudiendo uno a uno a los que íbamos llegando. El espíritu de la montaña y el reconocimiento a todos y cada uno por el esfuerzo que habíamos realizado. Allí quedamos esperando por el resto de los componentes del equipo que habíamos ido. Que satisfacción ver cómo llegan sonriendo, con gesto de haber disfrutado del recorrido, de eso se trata.

Me gustaría terminar ofreciendo mis felicitaciones a la organización. Un recorrido bien señalado, restando preocupaciones a los corredores que únicamente se centraron en la ruta. Enhorabuena a todos y cada uno de los participantes, y espero verlos a todos el próximo año en la partida de esta bonita carrera, Marcahuasi Ultra Trail.

10356765_304975583035095_3196222862776967368_n

Daniel Gonzalez.

Director Técnico Perú Trail Runners

Comentarios

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *