Mi primera maratón 42k y sus 5 muros. Por Edmundo del Castillo

El domingo 22 de mayo de 2017 se realizó la novena edición de la Maratón Movistar Lima42k con más de 15,000 inscritos entre las categorías 10k, 21k y la madre de todas, 42k. Para mí representó una fecha muy importante: mi primera maratón de 42k, la primera carrera de varios del Team Evolve, y el fin de un largo camino de 5 meses de entrenamiento.

Todo fue perfecto. El clima se mantuvo a una temperatura fresca y óptima durante toda la carrera. Los puntos de hidratación a cada 5km y 3km fueron de mucha ayuda para aquellos que habían utilizado todo su arsenal o los guardaban para emergencias. A los 30km, una estación nos llenó de energía con geles de Accel Gel, seguido por estaciones de Vivanda con pedazos de plátano para continuar. La ruta, como en otros años, estaba compuesta por tramos con diversos niveles de elevación. Me emocionó mucho ver a personas de todas las edades alentando a los competidores en los últimos 10km. Inclusive, varias familias con niños nos entregaban bolsas de agua para continuar.

Los últimos kms en Surco y de vuelta por Miraflores y San Isidro fueron los más retadores. Ahí empezaron los problemas; calambres y dolores musculares en mi pierna derecha, la cual había lesionado a la mitad de mi entrenamiento. Pero la mente fue más fuerte, y logré terminar la maratón en un mejor tiempo de lo que me propuse después de la lesión.

Pude experimentar 5 “muros” durante los 42kms, momentos en los cuales mi mente cuestionó lo que estaba haciendo: “¿por qué no estaba en mi cama durmiendo?”, “¿por qué no había salido la noche anterior?”, “¿por qué me sometía a este esfuerzo?”, “¿por qué seguía corriendo esos últimos kms con dolor”?, etc.

Como corredor, me llena de satisfacción y orgullo haber superado esos 5 muros y, más aún, haber superado mis expectativas. Mi camino rumbo a la maratón 42k terminó el pasado 22 de mayo, y en estos 5 meses de preparación aprendí muchas lecciones para seguir mejorando y alcanzar nuevos retos.

¿Qué aprendí?

  1. Tener y cumplir una buena rutina de entrenamiento, con variantes, técnicas de correr y entrenamiento de soporte (funcional), te llevarán muy lejos. Para la maratón opté por una rutina de Garmin de 6-7 días a la semana, con entrenamientos en Altair Crossfit y natación.
  2. Observa y siente los cambios en tu cuerpo para medir la efectividad de tu alimentación. Puede que no estés consumiendo las suficientes calorías, o que requieres más carbohidratos para aguantar sesiones más largas y/o más intensas. En los primeros meses bajé 4kg, gran parte fue grasa, pero también perdí un poco de músculo, por lo que empecé a aumentar mis calorías para mantener y fortalecer la musculatura. Los 4 días antes de la carrera, y por primera vez, aumenté considerablemente los carbohidratos, disminuyendo grasas y proteínas para controlar las calorías (carbohydrate load).
  3. La calidad de la hidratación es tan importante como la alimentación. Si bien ya incluía una buena hidratación en mi dieta diaria (3-5 lts), esta vez opté por consumir más bebidas isotónicas, en particular Powerade Zero que no agregaba calorías (azúcar) a mi dieta (tip: en la página web de Tottus puedes comprar 6-paks a buen precio). Además, en mis sesiones más largas, agregaba sales (minerales) a mis bebidas para prevenir calambres y otros males.
  4. El mantenimiento muscular es clave para una buena recuperación y para aguantar el golpe de un entrenamiento duro. Estiré de 10-15 minutos después de entrenar, inclusive en mis días de descanso. Utilicé el foamroller y pelotas duras para masajear los músculos y darles más movilidad. Por último, agendé sesiones semanales de fisioterapia para tratar malestares particulares y prevenir otros. Fisioterapia TMO me ayudó durante estos 5 meses con el mantenimiento e información, y gracias a ellos pude recuperarme de mi lesión para lograr un resultado mucho mejor de lo que esperaba.
  5. Mantente enfocado en tu objetivo y no te desvíes con otros retos, por más tentadores que sean. Mi mayor error durante mi entrenamiento fue competir en los Open de los Crossfit Games, una competencia que reta a los participantes por 5 semanas con 1 WOD (rutina) semanal. El reto fue muy tentador. En la segunda semana de la competencia cargué más peso de lo que estaba preparado y terminé con contracturas graves que pararon mi entrenamiento por 1 mes. Dudé si podría terminar la maratón, pero conforme fui recuperándome, cambié mi tiempo objetivo por uno retador pero más realista (el cual superé ante todo pronóstico). Me gusta el Crossfit, pero debí ser consciente de lo que podría ocasionar el sobreesfuerzo.

Estoy 100% confiado en que los retos físicos son importantes para lograr un cambio positivo en nuestras vidas. He sentido un gran cambio en mí, pero estoy más emocionado por el cambio en varios integrantes del Team Evolve, todos ansiosos por recuperarse, retomar el entrenamiento y cumplir nuevos retos.

Ahora que completé una maratón, ¿qué se viene? Podría trabajar en mejorar el tiempo, o en recorrer una mayor distancia, o hacerlo en otro terreno (trail), o tal vez podría incorporar otros deportes. Aún no lo sé. Lo único que tengo claro es que continuaré retándome, aprendiendo, y motivando a más personas a evolucionar sus vidas con retos físicos.

Estén atentos a los eventos que publicamos en la página de Evolve en Facebook. Libres y para todos los niveles.

7nEoSRa3
Edmundo Del Castillo
@Evolve.pe

@Edelcast
#retatumejor / #challengeyourbest / #teamevolve

Comentarios

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *